arrow-left icon arrow-right icon behance icon cart icon chevron-left icon chevron-right icon comment icon cross-circle icon cross icon expand-less-solid icon expand-less icon expand-more-solid icon expand-more icon facebook icon flickr icon google-plus icon googleplus icon instagram icon kickstarter icon link icon mail icon menu icon minus icon myspace icon payment-amazon_payments icon payment-american_express icon ApplePay payment-cirrus icon payment-diners_club icon payment-discover icon payment-google icon payment-interac icon payment-jcb icon payment-maestro icon payment-master icon payment-paypal icon payment-shopifypay payment-stripe icon payment-visa icon pinterest-circle icon pinterest icon play-circle-fill icon play-circle-outline icon plus-circle icon plus icon rss icon search icon tumblr icon twitter icon vimeo icon vine icon youtube icon

Movimiento en la Quietud por Camila Polette

Escrito por Mali Shop 26 Jul 2019
Movimiento en la Quietud por Camila Polette

El movimiento suele asociarse a una acción física, sin embargo, para mi el movimiento más importante es el que se genera en nuestro interior, muchas veces de manera imperceptible incluso para nosotros mismos. Nuestro cuerpo responde de manera innata a los estímulos y situaciones a las que nos vemos expuestos cada día: “me gusta”, “me hace feliz”, “me enoja”, “me asusta”. Sentimos, racionalizamos y actuamos acorde a ello. Todo un movimiento se genera dentro nuestro y se vuelve impulso para actuar. El desajuste ocurre cuando nos descoordinamos en el traspaso de información. Tal como en cualquier deporte, si nos desconcentramos, aceleramos o tratamos de evadir un paso, es muy probable que fallemos. Y lamentablemente el ritmo acelerado que lleva hoy la sociedad contemporánea, incita a la descoordinación entre nuestras emociones, pensamientos y acciones.

Para mí es pan de cada día no entender lo que me pasa… “algo se me revuelve en la guata”, “ando mal genio y no entiendo por qué”, “otra vez tengo tensa la mandíbula”. Y otras veces se siente bien… Subo el volumen de la música y canto a todo pulmón, sin razón aparente llego feliz y sonriente al trabajo, siento una tranquilidad repentina.

Hace un par de años leí un libro que me hizo empezar a reparar en cada una de mis emociones y estados, a detenerme en la emoción. ¿Qué es lo que me hace tan feliz hoy? ¿Por qué tengo la guata revuelta? Y es que muchas veces lo pasamos por alto, sin cuestionarnos qué es lo que provoca esa emoción o qué más hay en ella. Entonces ocurre una disociación entre nuestro ámbito emocional y el racional, y actuamos de manera inconsecuente. Se me revuelve la guata pero sigo haciendo lo mismo, porque no soy capaz de entender qué es lo que está generando el problema. Si guardáramos silencio un momento e intentáramos conectarnos con la emoción, acabaríamos llegando al origen del sentimiento y podríamos actuar consecuentemente en respuesta a ello. O al menos.. de manera un poco más certera!

No digo que sea una tarea fácil. Nos hemos acostumbrado a vivir apurados! Pero afortunadamente podemos desaprender y empezar a probar nuevas formas.

El libro que leí era un libro de meditación… el único que he leído del tema para decir verdad. Estoy lejos de ser una entendida en el ámbito, pero me ayudó muchísimo para empezar a enfrentar la vida de manera más consciente y vivir más feliz. Medito poco y casi siempre corto, pero intento aplicar las bases de la meditación en mi vida diaria.

Si vivir atentos al movimiento interno se nos volviera un hábito, la vida sería mucho más sencilla.

Por Camila Polette.

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse