Estamos aquí para ser felices y compartir esa alegría - Impacto del yoga en mi vida.

Estamos aquí para ser felices y compartir esa alegría - Impacto del yoga en mi vida.

Estamos aquí para ser felices y compartir esa alegría - Impacto del yoga en mi vida. 

 Muchas veces escuche o leí que “somos seres perfectos”, que “No tienes que cambiar nada”, que “no necesitamos nada externo” y miles de otras formas de expresar que lo tenemos todo. Por su puesto, al leer esto, mi mente de inmediato debatiendo y refutando la idea, con un millón de pensamientos argumentando  innumerables maneras de porque no somos perfectos, que hay mucho que mejorar, que acá que allá, en fin .El yoga fue mi puerta de entrada a experimentar esta conexión con  el amor propio y la abundancia infinita que tenemos disponible.

Estás aquí para amar, amarte a ti mismo, a los demás y a tu mundo. Al hacerlo, se está evocando una revolución del espíritu que tiene el poder de cambiar el mundo. Tú importas, tu felicidad y amor propio importa y si, hace una diferencia en el mundo.

Si bien el yoga parece físico (especialmente en la cultura occidental), la verdadera promesa es una vida de paz y conexión interior. Hay innumerables desafíos en la practica y no hay premios para la postura más profunda o “avanzada”. Esta práctica no es un entrenamiento, menos una competencia. La esencia del yoga es un camino espiritual. El objetivo del yoga es la experiencia directa y personal con la paz interior y el amor propio, con una energía expansiva y es un viaje que se transita a través del amor.

Para mi el yoga se ha vuelto un ritual diario en donde se abre un espacio para realinearse y recentrarse, recordar lo que te hace vibrar y lo que te hace feliz. Al convertirlo en un habito te estas regalando un momento a diario para sintonizar con quien realmente eres, con tu propósito en la tierra y mantenerte centrada en ellos, elevando tu energía, tus ganas de conocerte y tus ganas de compartirte con los que te rodean cada vez mas.

¿Cómo ha ido actuando el yoga en mi vida?

Definitivamente por capas, y de manera gradual. Para mi el yoga se trata de equilibrio. Por un lado, te conecta con tu lado masculino, pide fuerza, determinación y resistencia para sostener la practica por largo tiempo, y por el otro lado esta la cualidad femenina, donde desarrolla tu suavidad, flexibilidad y entrega. Sin embargo, no significa que se trate de una practica física, es la mente y la conexión interna la que me lleva poder combinar estos elementos. La combinación de todos estos componentes y la constante exposición a lo que nos hace sentir mas incomodas, desafía los límites de la mente y el cuerpo y te impulsa a expandir tu campo de conciencia. Por debajo de las posturas se encuentra una búsqueda de significado, profundidad y presencia. La magia del yoga es tu capacidad para derribar limites auto impuestos, para conectarte con la parte más profunda y poderosa de ti misma y encontrar una paz duradera. La mejor expresión de amor propio es trabajar para entregarte lo mejor de ti, permitirte brillar, regalarte paz, conexión, confianza y una vida de alegría y plenitud porque entiendes que puedes y te lo mereces.

 El amor es el guía y maestro del camino espiritual. Es el principio y el final. El deseo de practicar es una expresión de amor propio. La evidencia del éxito del yoga se expresa en la vida diaria y las tareas cotidianas. Se ve reflejado en que aprendes a expresar el amor que eres y lo que tienes para compartir a otros. El yoga promete enseñar precisamente eso, aprender a compartirte en esta tierra desde tu esencia, desde el amor, desde tu propósito. Todos somos seres únicos, todos tenemos un talento inigualable e irrepetible, no importa cual sea, el yoga te ayuda a conectarte con ese brillo interno. Por eso el yoga y el auto conocimiento, a través del amor, termina transformando cada aspecto de tu vida dentro y fuera de la mat.

¿Que pasa cuando te abres a esta transformación?

Personalmente encuentras placer y dicha en los detalles mas simples de la vida. Al conectar con tu propósito y estar alineada energéticamente las oportunidades se abren espontáneamente y la vida parece fluir instintiva y libremente. Los desafíos con los que te encuentras no parecen una amenaza devastadora (por su puesto que hay problemas, pero las enfrentas de manera distinta, desde una mente mas ecuánime). Al pensar, actuar y tomar decisiones con tu esencia y propósito presentes transmites potentemente tu esplendor y sientes tu contribución a la humanidad de manera natural y fácil. Tu alma se siente escuchada, plena, feliz y completa. Te acercas a la paz interior. 

He aprendido que la práctica del yoga es un proceso para amarte a ti mismo y por consecuencia a la vida misma de manera consiente. La práctica del yoga es una búsqueda de autorrealización, de conectar con quién eres a través de los ojos de alma y experimentar tu potencial ilimitado más profundo e infinito en la tierra. Estoy convencida de que ningún maestro es más grande que el que habita dentro de nosotros.

Para mi el yoga es una invitación a una exploración intima con el ser y una oportunidad para cultivar el goce de estar vivos, la gratitud, la conexión, desarrollar nuestra conciencia, autoconocimiento y amor incondicional. La magia esta en “volver a lo simple”. La practica en el camino va conectándote con ese ser elevado, tu mejor versión, con tu amor propio. Es un espacio donde “des aprendes” y vuelves aprender constantemente, vas dejando ir toda identificación, falsa percepción, o historia que alguna vez aprendiste de ti mismo para conectarte con quien realmente eres, amor puro.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios del blog se comprueban antes de su publicación